Recorridos virtuales

Semejanza verdadera

Haz click en la imagen y mueve el ratón para desplazarte a derecha e izquierda.

España Sagrada explora la idea de la presencia cierta de lo divino, lo sagrado, en las imágenes. Algunas imágenes se daban como muestras autenticas de lo sagrado por su origen milagroso. La justificación teológica para la veneración de tales imágenes se apoyaba en la aceptación de que no estaban hechas por manos mortales. Innumerables “retratos” de la Virgen se han atribuido a la mano de San Lucas, mientras el rostro de Cristo impreso en el paño de la Verónica o la Virgen de Guadalupe se consideraron como transferidas por contacto físico con la Divinidad.

El trampantojo de la Santa Faz de El Greco porta la impresión milagrosa del rostro sangrante de Cristo e insiste en la presencia de la verdadera reliquia del paño sagrado. El Divino rostro de López de Herrera, una imagen que el artista replicó numerosas veces, se proclamó como una efigie verdadera (vera efigies) autentificada por la firma del artista. En otros casos la autoridad religiosa se basaba en la afirmación poderosa de la presencia de lo sagrado por medios totalmente artísticos como el realismo o la capacidad conmovedora. Así se aprecia con claridad en el Agnus Dei de Zurbarán que muestra a un cordero destinado al sacrificio como objeto de rezo, retando la frontera entre la presencia de lo sagrado y su presencia real.

 

Imágenes conmovedoras

Haz click en la imagen y mueve el ratón para desplazarte a derecha e izquierda.

Una de las principales justificaciones teóricas para el uso de la imaginería religiosa residía en su capacidad para provocar una reacción empática y empujar al fiel a la contemplación de Dios. El arte hispano ofrecía con frecuencia lo divino en términos cercanos y palpables al tiempo, remarcando el papel de los sentidos en la aprehensión de cualidades netamente espirituales.

Los artistas utilizaron un amplio abanico de técnicas y la mayoría compartía la finalidad de intensificar la respuesta emotiva. Esto se manifiesta claramente en representaciones de la Pasión de Cristo tema que lleva a la representación vívida del sufrimiento humano. Esta sección mostrará obras tanto pictóricas como escultóricas de artista como Bartolomé Esteban Murillo, Alonso Cano, Antonio Pereda, Mateo Cerezo y Juan Sánchez Barba.